En Dulzura y Lealtad.

.
Alcánzame amor, ven a mí.
Ata tus cabellos como me gusta,
cubre mis ojos y pregunta;
¿Quién está aquí?
La ciudad está repleta de tanta gente,
que no saben adonde va.
Dejémoslos, no nos extrañaran.

Déjame escuchar tu sonrisa…
y buscar tu boca con mi boca,
será mi piel como tu piel,
mis brazos tu cintura.

La ciudad está repleta de tanta gente,
que no saben adonde va.
Dejémoslos, no nos extrañaran.
Así juntos… tan juntos,
como siempre nos gustó estar,
con tu latir en mi latir… amor,
en dulzura y lealtad.


guzsergi_180708

1 comentario:

Carmen dijo...

... el latido de una noble corazón, siempre obsequia los mejores sentimientos.
Un Lujazo leerle.
Un cordial saludo con afecto.